En el plano doméstico, la rentabilidad del autoconsumo se envuelve en una duda por el nivel de efectividad en la vivienda. La respuesta corta determina que sí. La larga, a continuación, expone las razones por las que vale la pena apostar por un sistema de energía sostenible que mitiga los efectos de la crisis climática irreversible que vive el presente debido a la sobreexplotación de recursos, como el propano o los plásticos, que dañan de manera severa el medioambiente.

La inversión en la instalación de las placas solares puede ser la mayor cuestión que replantee si de verdad vale la pena apostar por un sistema que permita el ahorro y garantice la eficiencia energética, teniendo en cuenta el coste inicial que se debe desembolsar.

Una de las ventajas del autoconsumo es que permite que el propio propietario de la vivienda sea el que genere el suministro eléctrico son depender de las compañías comercializadoras eléctricas. La independencia, por lo tanto, a la red habitual de conexión ofrece la posibilidad de que la energía sea más limpia y menos contaminante, ya que se beneficia de los aportes de fuentes renovables, como son el Sol, el viento o el agua.

Esta práctica ha crecido en los últimos años debido al interés de las autoridades europeas y mundiales en buscar alternativas sostenibles que pudiesen sustituir a las prácticas actuales. La comunidad científica, entonces, en un intento por solidarizarse con la causa, focaliza en las energías renovables para sonsacar todos los beneficios que puede aportar no solo a la naturaleza, sino también a las familias. De aquí surge la invención de los paneles fotovoltaicos, un sistema que recoge la radiación solar para transformarla en consumo eléctrico para el inmueble.

La garantía de las placas solares se percibe desde el primer día. Primero porque el desembolso inicial es mayor que el de la media de suministros, pero su perdurabilidad puede durar hasta los 20 años. Mientras que las instalaciones de gas natural precisan de un equipo de profesionales para realizar evaluaciones y controles de cantidad cada cierto periodo de tiempo, las placas solares apenas precisan de técnicos que supervisen su montaje. 

Por lo tanto, en ocasiones vale la pena gastar un poco más si el equipo va a garantizar una calidad superior a la de los demás. Es más, según la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia, se estime que entre los años comprendidos en el 2003 y el 2015, aquellos usuarios que se cambiaron a las placas solares como instalaciones para autoconsumo en el hogar consiguieron encarecer su precio medio en un 83,2 % en consumo doméstico de electricidad.De todas maneras, como se trata de una decisión que el Gobierno quiere promover, existen ayudas y subvenciones que van desde los 3.000 a los 5.000 euros, – dependiendo del presupuesto que cada Comunidad Autónoma destine a la causa y de las características de cada instalación- y que tratan de incentivar a los usuarios a la compra de los materiales. Otra ventaja que ofrece desde hace unos años es la posibilidad de realizar el autoconsumo compartido, esto es, instalar paneles solares en la comunidad para usar entre todos los vecinos.

Rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *