marzo 12, 2020

Es posible que más de una vez te hayas planteado cómo ahorrar en la factura de la luz. Y es que este es uno de los gastos del hogar que más quebraderos de cabeza suponen, amén de la factura cuya composición más difícil resulta de descifrar, ¿no te parece? 

A continuación te daremos algunos consejos que te permitirán ser más consciente de la energía que consumes y de cómo utilizarla de manera responsable. Si los aplicas, pronto notarás una reducción en el importe de tu recibo energético.

Haz cambios en tu contrato

Esta es una de las claves que pueden resultarte más útiles para reducir costes. Se trata de que cambies de compañía o bien modifiques tu contrato actual. Por ejemplo, es posible que tengas más potencia contratada de la que necesitas. Esto supone un gasto adicional, incluso aunque no hagas uso de ella, que podrás eliminar sin repercusión en tu rutina diaria.

Además, te proponemos que hagas comparación de precios con otras empresas y que busques ofertas para encontrar las tarifas más adecuadas para tu vivienda. Una posibilidad es la de contratar un plan con restricción de horario: en este caso, tendrás que concentrar el uso de luz durante unas determinadas horas del día (de 22:00 a 12:00, normalmente). Gracias a este cambio tu factura disminuirá de forma notable.

Apaga por completo los electrodomésticos

En muchas ocasiones no nos damos cuenta y dejamos los aparatos eléctricos en stand-by. Así resulta más rápido volver a encenderlos, pero desconectarlos por completo de la red eléctrica es una de las formas básicas de reducir el gasto energético.

Aprovecha el calor de la sartén

Otra de las acciones que puedes emprender es aprovechar el calor residual para cocinar, apagando la vitrocerámica unos minutos antes y preparando los alimentos con la temperatura que aún mantienen las superficies de cocinado.

Utiliza la calefacción sabiamente

Es buena idea apagar la calefacción una hora antes de ir a dormir. La casa mantendrá el calor por un tiempo, y en la cama puedes utilizar una bolsa de agua caliente para que tu sensación térmica no varíe y continúes sintiéndote cómodo.

Continuando con los consejos para la calefacción y el aire acondicionado, recuerda que un cambio de un solo grado puede suponer un aumento del gasto energético superior al 5%. Es mejor, por ejemplo, programar estos aparatos para que se activen una hora antes de llegar a casa y que esta tome temperatura paulatinamente, que optar por elevar el termostato de forma repentina y hacer trabajar al sistema a marchas forzadas.

Como has visto, estos consejos sobre cómo ahorrar en la factura de la luz son bastante sencillos de aplicar en tu día a día. Esperamos que te resulten útiles y que pronto puedas notar una bajada en tus facturas.

Source

Trucos para ahorrar en la factura de la luz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *